testata
Usted estí en : CALEIDO / RADIADORES / TECNOLOGÍA / RADIADORES ELÉCTRICOS

RADIADORES ELÉCTRICOS

¿Cuál tecnología anima las grandes prestaciones de todos los radiadores Caleido, tanto si se trata de radiadores eléctricos, hidráulicos o mixtos? ¿Qué papel desempeña la planificación dentro de la cadena productiva de la empresa?

Las respuestas son sencillas y se encuentran en las grandes prestaciones de los objetos Caleido, en su capacidad térmica y en la de mobiliario.

De hecho, Caleido se focaliza en la fase de planificación de sus radiadores, porque desea fabricar productos que sean antes de todo eficientes y funcionales, aprovechando de las mejores técnicas de producción y siguiéndose interesando por la investigación y las inovaciones en el sector tecnológico y en la búsqueda de los materiales.

Dicha precisión tecnológica podría parecer una contradicción con respecto a la vocación de los radiadores Caleido, puntos de referencia en el mercado del diseño y creados para satisfacer las necesidades estéticas, además que para ofrecer soluciones de mobiliario nuevas a nivel internacional.

Esta aparente contradición no existe en realidad: la misión Caleido prevé de hecho una atención completa con respecto a los interlocutores empresariales, desde un punto de vista amplio y moderno.

El respeto para los cliente, por ejemplo, pasa sin duda alguna a través de una propuesta de calidad desde un punto de vista del diseño y de la "belleza" del producto en sentido más general, pero no puede prescindir de la eficiencia de su aparato tecnológico.

Un objeto bello debe ser funcional, asegurar prestaciones máximas por lo que concierne el calor y ofrecer, a quienes entran en el ambiente calentado por los radiadores Caleido, una experiencia completa en términos de comodidades y satisfacción sensorial.

Por este motivo se puede decir que los radiadores Caleido retoman el papel del radiador dentro del ambiente, yendo más allá de la función de fuente de calor doméstico eficiente y conviertiéndose en autenticos símbolos de un estilo de vida moderno y dinámico, cambiando incluso la perspectiva de los usuarios con respecto a esta tipología de objetos.

 
 
 
 
 
 
 
 

Belleza y funcionalidad, como ya se ha dicho, pueden estar juntos sólo si a la base de la producción hay una planificación tecnológica cuidadosa y una excelente atención a los detalles y, sobre todo, si esta característica queda percibida y compartida por todos los que eligen Caleido.

Una de las características principales de los radiadores Caleido es la flexibilidad del sistema, un privilegio que permite a cualquier usuario de adaptar el radiador a sus necesidades, tanto desde un punto de vista técnico, como de acuerdo con la disposición del mobiliario.

Para lograr una instalación perfecta, desde un punto de vista de las prestaciones térmicas y de la seguridad, hay que cumplir algunas reglas fundamentales, sobre todo en fase preliminar.

Lo primero que hay que hacer para lograr una instalación correcta es un correcto apresto de los radiadores, fundamental si se desea pensar seriamente desde un punto de vista energético, no sólo de potencia.

El apresto es un punto de salida muy importante, por tanto se recomienda siempre consúltensen con un estudio técnico capaz de evaluar la exposición, el aislamiento térmico, las superficies dispersantes, los revestimientos, la posición de los radiadores, el tamaño de las tuberías y la bombas: todas las informaciones importantes y necesarias para un cálculo correcto y coherente.

Entrando en este momento en los detalles de esta sección, es decir de la tecnología de los radiadores eléctricos, es evidente que esta tipología de objetos de diferencia de los demás por la conexión a la instalación eléctrica, que se realiza durante la instalación.

El radiador se electrifica directamente en la empresa, donde se llena con agua destilada (más o menos el 70%) y líquido glicol anticongelante (un 30%).

El radiador incluye kit de fijación a la pared, tapones ciegos y kit eléctrico de Tipología I o de Tipología II de acuerdo con las normas vigentes en el País de instalación.

Se trata de un verdadero circuito cerrado alimentado por energía eléctrica, por tanto Caleido recomienda cumplir atentamente con las norma vigentes de instalación eléctrica y de uso.