testata
Usted estí en : CALEIDO / BIOCHIMENEAS

BIOCHIMENEAS CALEIDO

El diseño único y refinado de las biochimeneas Caleido garantiza seguridad y funcionalidad, transformando el producto en valor añadido, el hierro en diseño, el calor en energía vital.

Caleido Fire Design representa el símbolo de distinción de una colección de biochimeneas únicas, cuyo rasgo claro y preciso, responde a las normas de seguridad europeas más severas (TUV SUD de Munich), productos de pared y biochimeneas de segunda generación con una vocación multi-función extraordinaria.

¿Qué es la biochimenea?

La biochimenea es una hoguera abierta que no requiere la instalación de la tubería (la combustión se realiza alrededor de los 400C° y no genera sustancias tóxicas en cantidad tan elevadas que tengan que ser eliminadas por la tubería), ni de cualquier otro tipo de estructura o instalación para alimentar el combustible.

Alimentado por una moderna fuente de energía renovable (alcohol desnaturalizado) quema sin ensuciar. Los que un poco se acercaban al modelo de las biochimeneas son los hornillos de inicio siglo, braseros en los que quemaba alcohol etílico (desnaturalizado) para calentar el agua.

La biochimenea Caleido, con sus características de diseño, se debe considerar un complemento de mobiliario precioso y no un dispositivo pensado sólo para calentarse.

 
 
 

¿Qué es el bioetanol de la biochimenea?

Para la producción de combustible que se utiliza en las biochimeneas, se utilizan materias primas de origen vegetal y modalidades de transformación naturales, como la fermentación alcohólica y la siguiente destilación.

El etanol es un alcohol absoluto, que se produce por la fermentación de los azucares procedentes de productos agrículos y forestales, como caña de azucar, patatas, platanos, remolachas y, recientemente, cereales como el trigo. Se trata del mismo alcohol etílico del vino tempranillo y aguardiente, que se ha logrado siempre de las biomasas, como se llaman hoy día.

El alcohol desnaturalizado se compone exclusivamente de productos biológicos que no modifican el equilibrio ecológico (de acuerdo con la norma acerca del efecto invernadero) y la combustión del etanol (que se llama también alcohol etílico C2H5OH) produce una emisión limpia: calor, vapor de agua y óxido de carbono en cantidad mínima.

Las biochimeneas funcionan en condiciones de máxima seguridad: el alcohol desnaturalizado produce de hecho una llama estable, que no produce chispas, tizne, humo, ni gases nocivos. La durabilidad de la llama es proporcional a la cantidad de combustible echado en el quemador y, una vez agotado el combustible, la llama se apaga sin dejar nada que limpiar o quitar. Una vez enfriada, la chimenea se puede volver a encender en cualquier momento.

 

Ventajas y atenciones en el uso de la biochimenea

La biochimenea, aparato ideal para apartamentos, casas, bares, restaurante y oficinas se utiliza sólo como integración para la calefacción principal.  No necesita de tubería ni de ninguna conexión fija y las únicas condiciones necesarias son que el quemador haya sido ideado para quemar una determinada cantidad de combustible cada hora (máx 1/2 l/h) y que exista una ventilación adecuada de los ambientes y un sistema de intercambio de aire (toma de aire).

Por tanto, no se precisa personal técnico ni tampoco ningún permiso o autorización que se tenga que pedir a dueños o a la administración.

Además, la biochimenea representa una solución de calefacción eficiente (rendimiento específico elevado) y seguro.  Las biochimeneas Caleido, algunas incluso certificadas por TUV SUD (ente alemán reconocido a nivel internacional) utilizan, como se dijo, combustible de procedencia biológica y al estado líquido.

Incluso el resultado térmico es relativamente elevado, ya que la tubería no aspira el calor, por tanto éste se queda completamente dentro del ambiente en lugar de difundirse fuera como emisiones residuas, pero es muy bajo en valor absoluto, si se compara con los normales radiadores.

Además, se puede apagar el fuego en cualquier momento; incluso antes que el combustible se agote, aunque se recomienda dejar encendida la llama hasta que el combustible no se haya agotado del todo. El mecanismo de cierre ha sido creado para gantizar la mayor seguridad posible en aquellos casos en los que es necesario salir, para evitar que se deje un fuego encendido y no vigilado en casa.

Durabilidad: generalmente 2 l de combustible duran de 4 horas y 1/2  (colocado en MÁX) a 20 horas (colocado en MÍN).