testata
Usted estí en : CALEIDO / AYUDA TÉCNICA / INSTRUCCIONES PARA LA INSTALACIÓN

RADIADORES CALEIDO: INSTRUCCIONES PARA LA INSTALACIÓN

Los radiadores Caleido están asegurados  siempre que la instalación esté llevada acabo por personal calificado y correctamente, como se especifica en el DM37/08 vigente en Italia (e igualmente en vigor en otros Países).

Aquí podrán encontrar unas cuantas sugerencias útiles para que se lleve acabo una instalación correcta de los radiadores, que pueda conservar la garantía:
 

Asegúrense de que las tuberías de la instalación de calefacción estén limpias antes de la instalación del nuevo radiador: en una instalación nueva es fundamental eliminar todas las impurezas provocadas por la construcción y la misma instalación, mientras que en una instalación ya existente es necesario lavar detenidamente cada tubería del circuito para que se eliminen posibles incrustaciones y barro amontonado. De todas formas, la presencia en la instalación de impurezas (como residuos de metal, calamina, grasa, gas e incrustaciones) podrían provocar un malfuncionamiento del radiador y/o su desgaste anticipado.
Es necesario señalar que las impurezas provocan la obstrucción del paso del agua en las válvulas y detentores, provocando consecuentemente la reducción de la capacidad térmica.
Por esto tomamos como referencia el DPR 59/09 vigente en Italia que gestiona las reglas para un correcto tratamiento del agua de acuerdo con la potencia de la instalación y de cuanto la misma agua sea dura. En caso se utilicen inibidores de corrosión, tendrá que ser compatible con todos los materiales presentes en los cuerpos que se calientan.
Asegúrense de que la presión de ejercicio sea entre MÍN 1bar/2bar MÁX. Si se superara este umbral la caldera podría bloquearse.
 
Rellenar la instalación de calentamiento con agua con PH entre 6,5 y 8, de manera que se reduzca la formación de corrosiones interiores que dañarían el buen funcionamiento del radiador y provocarían posible herrumbre y pérdidas en las instalaciones existentes.
A causa de la formación natural de burbujas de aire dentro del circuito de calentamiento, podría ser necesario eliminar más veces el aire en exceso a través de la válvula de ventilación adecuada que se encuentra en el suministro. El uso de aparatos que eliminen el barro y el aire en la línea de instalación de calentamiento puede ayudar a prevenir la formación de burbujas de aire y residuos dentro del circuito, evitando de esta forma todo el procedimiento.
En las instalaciones ya existentes se recomienda equilibrar adecuadamente los radiadores a través del uso de las válvulas correspondientes, es decir cerrando ligeramente el detentor para que el agua caliente pueda, después, fluir en todos los radiadores de la casa con una temperatura constante (del radiador más cercano a la caldera hasta el que se encuentra más lejos.)
Se prohibe el uso del cáñamo que provocaría la decadencia automática de la garantía. Estos los problemas que el uso del cáñamo provoca: el cáñamo es espeso en los filetes y cuando el instalador atornilla válvula y detentor quiebra el filete del radiador, creando micro pérdidas que después de tiempo se convierten en macropérdidas, el cáñamo, además, absorbe la húmedad dentro del radiador transmitiéndola consecuentemente en el inmediato exterior del mismo radiador, creando corrosión.
Si se utiliza el anticongelante, tendrá que ser compatible con todos los materiales de los radiadores y no deberà utilizarse nunca puro, sino diluido antes de ser introducido en el circuito.
La instalación de calefacción, ya que es un circuito cerrado, no se debe vaciar y llenar periódicamente ya que esto permitiría que nuevo aire entrara con posibles fenómenos de oxidación de la partes metálicas. Para evitar que se formen mohos o algas se recomienda utilizar inibidores específicos.
Los radiadores instalados debajo de estanterías, en un rincón o detrás de un cubreradiador pueden ser afectados por una capacidad térmica inferior. Para evitar este problema, recomendamos que hablen con un termotécnico calificado para una instalación correcta de los radiadores y respeten algunos parámetros para una instalación correcta: mínimo 110 mm del suelo, mínimo 150mm de una estantería.
Acudan a un termotécnico calificado para que redacte un proyecto conforme a las dimensiones correctas que deberá tener el circuito entero y en el que se instalarán los radiadores.